Comparte este contenido

Únete a nuestro Telegrama canal para mantenerse actualizado sobre la cobertura de noticias de última hora

La economía de Myanmar ha estado paralizada desde el golpe de Estado del 1 de febrero de 2021. El Banco Mundial predijo que se contraería un 18% anual. Como resultado, el kyat de Myanmar ha perdido el 60% de su valor a partir de septiembre de 2021. Este es un mínimo histórico: el 17 de septiembre de 2021, el valor del mercado negro de kyats de Myanmar (MMK) a dólares estadounidenses (USD) fue 2200, por debajo de 1330 antes del golpe. Estos hechos demuestran la desconfianza de la población hacia el Consejo de la Administración del Estado (SAC) dirigido por militares.

Se ha reducido la dependencia de las personas de los sistemas bancarios y de todo el mecanismo financiero. Empuja a los birmanos a usar criptomonedas como moneda alternativa. Tanto el SAC como el Gobierno de Unidad Nacional en la sombra (NUG) reconocieron este requisito con sus respectivos mandatos: el primero para usar la moneda digital para sanar la economía paralizada y evitar sanciones, y el segundo para separar la moneda existente del estado y establecer una alternativa. moneda independiente para garantizar flujos de financiación libres y seguros. Ambas partes también han anunciado iniciativas de criptomonedas; Será interesante ver quién sale victorioso en esta batalla de criptosueños.

El sueño criptográfico de los revolucionarios

El año pasado, un grupo de desarrolladores anónimos creó MYD, una moneda digital que tiene como objetivo liberar a las personas de la moneda centralizada de la junta. La criptomoneda pretendía financiar el NUG con el 45 por ciento de su moneda y distribuir el 55 por ciento restante a los ciudadanos. MYD, por otro lado, dejó de operar en diciembre de 2021 debido a que no se pudo construir una base de usuarios escalable y problemas de accesibilidad. Después de eso, NUG anunció que Tether (USDT), una criptomoneda estable con una vinculación con el dólar, reemplazaría oficialmente al kyat de Myanmar. U Tin Tun Naing, ministro de planificación, finanzas e inversiones de NUG, declaró: «Cuando llegue el momento y si es necesario para nuestra revolución, definitivamente ampliaremos la lista de nuestras criptomonedas aprobadas». El deseo del grupo anti-junta de potenciar la criptomoneda es significativo, como lo demuestran estas iniciativas.

Sin embargo, la selección de criptomonedas de NUG tiene algunos aspectos cuestionables. El gobierno de NUG eligió Tether para evitar el rastreo de transacciones, crear transacciones mejores y más rápidas y lograr la estabilidad financiera. Tether es la tercera criptomoneda más grande, con una capitalización de mercado de USD 76 mil millones y, al igual que Bitcoin, puede transferirse en transacciones que son difíciles de rastrear para los gobiernos.

Sin embargo, en términos de estabilidad financiera, el presidente de la Reserva Federal de EE. UU., Eric Rosengren, advirtió en junio de 2021 que Tether podría representar un riesgo para la estabilidad financiera. Bernhard Muller, un comerciante de criptomonedas, auditor de DeFi (Finanzas Descentralizadas) y analista de seguridad, también escribió que Tether podría convertirse en un cisne negro de criptomonedas, con su estabilidad colapsando dramáticamente. No está claro si el sueño criptográfico del gobierno en la sombra dependerá de Tether.

La criptofantasía del dictador

Mucho antes del golpe, todas las formas de criptomonedas estaban prohibidas en Myanmar. El Banco Central de Myanmar (CBM) declaró una prohibición de criptomonedas en 2020, refiriéndose a Bitcoin (BTC), Litecoin (LTC), Ethereum (ETH) y Perfect Money (PM), y todos los comerciantes enfrentarían sanciones monetarias. Una vez más, en respuesta a la declaración de Tether como moneda oficial por parte del gobierno de NUG en diciembre de 2021, el SAC redactó una ley de ciberseguridad que criminalizaba el uso de VPN y criptomonedas en enero de 2022. La medida militar es irónica, poco después de la prohibición de las criptomonedas. , en febrero de 2022, anunciaron que están desarrollando una moneda digital.

El general de división Zaw Min Tun, portavoz del SAC militar, declaró: «Una moneda digital ayudará a mejorar las actividades financieras en Myanmar». El SAC está intentando resucitar la economía gravemente dañada mediante el uso de moneda digital. Los bancos centrales de todo el mundo persiguen el sueño de la Moneda Digital del Banco Central (CBDC), como el proyecto Yuan Digital de China, para impulsar las economías afectadas por la pandemia. No obstante, en una conferencia, Kim Edwards, economista senior del Banco Mundial para Myanmar, declaró: “Creemos que el país no está en la mejor posición para buscar algo como esto”.

El ejército, por otro lado, ha estado vigilando y arrestando a los grupos anti-junta al rastrear los números de teléfono de Wave Money, K Pay, CB Pay y otros servicios. Otra posibilidad para el objetivo de la junta de una moneda digital es el sueño de la manipulación centralizada de los datos de transacciones de las personas en un solo lugar para que puedan monitorear y controlar a los ciudadanos de manera más fluida.

El papel de las criptomonedas en la resistencia y la represión

El gran discurso del movimiento de las criptomonedas en sí conduce a la desvinculación de la moneda y el estado. Está claro que, desde el documento técnico de Satoshi, la narrativa que rodea a la criptomoneda se ha centrado en resistir el poder del estado. La revolución de las criptomonedas en Venezuela ha sido retratada como un modelo tanto de resistencia como de represión.

Venezuela es uno de los adoptadores de criptomonedas más rápidos del mundo. Desde 2013, el bolívar ha perdido más del 2000 % de su valor frente al dólar estadounidense, lo que ha dado lugar a la hiperinflación más extrema del mundo. Las sanciones impuestas por los EE. UU. y una tasa de desempleo que se disparan están echando leña al fuego de la hiperinflación. Para salir de la situación, los venezolanos recurrieron a las criptomonedas, que pueden usar libremente en cualquier parte del mundo sin regulación gubernamental. Uno de los mejores ejemplos de resistencia sería Valiu, una plataforma de remesas basada en blockchain. Los venezolanos en la diáspora pueden enviar dinero a sus familias en Venezuela, comprar alimentos y otras necesidades con Valiu e invertir en criptomonedas con pesos. Sin embargo, debido a los riesgos de la situación de Venezuela, la gran iniciativa anunció su cierre en diciembre de 2021.

En el frente de la represión, el gobierno venezolano está intentando centralizar el movimiento criptográfico a través de la creación de Petro, una moneda digital nacional. Venezuela es solo uno de los muchos países interesados ​​en usar criptomonedas o monedas digitales basadas en blockchain para centralización y vigilancia. Por ejemplo, China ha estado instando a la creación de una moneda digital nacional, Digital Yuan, a la que el Banco Popular de China (PBOC) se ha referido como una «moneda soberana» desde 2014.

Según el Washington Post, el Partido Comunista Chino (PCCh) quiere aumentar la vigilancia de su pueblo mediante el establecimiento de una moneda digital más centralizada. El Yuan Digital solo permite el «anonimato controlado», lo que significa que el estado definirá y controlará en gran medida la información de identificación personal de los ciudadanos. La moneda funcionará como uno de los conjuntos de herramientas del «Sistema de crédito social» de China, que es una de las herramientas de administración pública digital más intrusivas del mundo.

En conclusión

La revolución criptográfica de Venezuela actualmente comparte contextos políticos y económicos con Myanmar. Sin embargo, en Myanmar, las estrategias de ambas partes para los sueños criptográficos se centran en actividades legislativas en lugar del desarrollo de la economía criptográfica. En el caso de Venezuela, en lugar de la legislación, el desarrollo de la criptoeconomía fue impulsado por las innovaciones digitales sociales, una comprensión profunda de la creación y distribución de valor y la capacidad de llegar a las comunidades de base. La revolución criptográfica de Myanmar recién comienza en su tira y afloja entre la represión y la resistencia. Será crucial en la revolución política de Myanmar, determinando si el país podrá restaurar la democracia o hundirse en el autoritarismo.

Lee mas:

Dash 2 Trade – Venta anticipada de alto potencial

Dash 2 comercio
  • Preventa activa en vivo ahora – dash2trade.com
  • Token nativo del ecosistema de señales criptográficas
  • KYC verificado y auditado

Dash 2 comercio


Únete a nuestro Telegrama canal para mantenerse actualizado sobre la cobertura de noticias de última hora

Comparte este contenido